Definitivo, Cástulo Bretón fuera
del próximo proceso electoral



* Nuevamente regalo de Día de Reyes para edil Zaachileño, no procedió su último recurso “De Reconsideración”

Leopoldo REINA/Opinión
Luego de que a finales de noviembre de 2020 la Sala Regional Xalapa del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF), confirmara la sentencia del Tribunal Electoral del Estado de Oaxaca, donde se acreditó violencia política en razón de género ejercida contra una regidora de Zaachila, el órgano colegiado desechó los “recursos de reconsideración” que Bretón Mendoza había interpuesto en días pasados.

Los abogados del edil zaachileño apostaban a un último recurso (reconsideración) ante la sala superior del TEPJF, sin embargo éste recibió un fuerte revés (de nuevo) ya que hoy 6 de enero la Sala Superior le dio su regalo de Día de Reyes, desechando tal recurso y confirmando la sentencia a favor de la regidora de turismo, que el día 30 de noviembre emitió la misma Sala Xalapa.

En sesión no presencial de videoconferencia, la primera de este 2021 y que duró 2 horas y 26 minutos, la Sala Superior del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación realizó su Sesión Pública de Resolución, donde se abordó el expediente en cuestión SUP- REC- 328/2020 y por unanimidad de votos confirmaron la sentencia a favor de la regidora.

La decisión de la Sala Superior deja incapacitado al C.P. Cástulo Bretón Mendoza para reelegirse en el cargo municipal o contender para cualquier otro puesto de elección popular en las próximas elecciones.

Cabe mencionar que Cástulo Bretón y el regidor de educación del ayuntamiento zaachileño Andrés Alfonso Benítez Torres ya se habían inscrito para competir en las próximas elecciones por el Partido Unidad Popular (PUP), sin embargo quedan fuera definitiva y absolutamente de la próxima contienda.

¿Qué continúa?, La revocación de mandato del edil zaachileño ante el congreso del estado es evidente, ya que el vapuleado edil pupista lejos de responder a las miles de personas que votaron por él y que se confiaron porque nunca había servido ni participado en la política local, fueron decepcionadas.

En el 2018, hace 3 años, las casillas se volcaron a votar por una planilla conformada por “ciudadanos”, sin embargo esto le salió caro a la población zaachileña, han sido dos años de tumbos, de rebotes, de incapacidades, de soberbia, de nepotismo, de arreglos en lo oscurito, de omisiones y desobediencia gubernamental en Zaachila.