Administrador de sn Antonio de la cal se aferra con uñas y dientes para permanecer en el presupuesto.

Pieza política de los hermanos Flavio y Horacio Sosa Villavicencio, de Morena, Alfonso Escobar Mateos fue nombrado por la SEGEGO el 27 de julio de 2020, hasta por sesenta días

Jaime Méndez Pérez/ Agencia JM
Lunes 21 de septiembre de 2020

San Antonio de la Cal, Oax.- A una semana de vencerse su nombramiento, el comisionado municipal provisional, Alfonso Escobar Mateos no solo no ha creado las condiciones de estabilidad política para resolver el conflicto postelectoral en San Antonio de la Cal, sino que genera ingobernabilidad con intención de prolongar su permanencia.

Pieza política de los hermanos Flavio y Horacio Sosa Villavicencio, Escobar Mateos fue nombrado por la Secretaría General de Gobierno el 27 de julio de 2020, hasta por sesenta días, derivado del fallo de la Sala Xalapa del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación.

Seguro de que continuará como autoridad provisional en este municipio de usos y costumbres, Alfonso Escobar Mateos se presentó este domingo en una improvisada asamblea convocada por la alcaldesa Teresa Martínez.

Sin el menor rubor, el comisionado dejó entrever su continuidad en el cargo y ofreció a los pobladores que el manejo del dinero será transparente y que los ciudadanos serán vigilantes de su actuar. El nombramiento de Escobar Mateos firmado por el secretario General de Gobierno, Héctor Anuar Mafud termina este 27 de septiembre.

No obstante, el nombramiento del comisionado municipal provisional no cumple con la resolución de la Sala Xalapa del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación, que ordenó al Ejecutivo nombrar un Consejo de Administración, derivado de la desaparición del ayuntamiento del ex presidente municipal Alfonso Vásquez.

En consecuencia, San Antonio de la Cal vive un conflicto político social provocado por la inexperiencia e intolerancia del comisionado y del expresidente municipal Alfonso Vásquez, auspiciado por el diputado local Horacio Sosa Villavicencio, de Morena.

De promoverse el recurso de NO ejecución, vendría un apercibimiento para el Ejecutivo del estado, para que cumpla la sentencia de la Sala Xalapa, recurso que tendría que promover Juan Carlos Pascual, el candidato perdedor de la elección municipal, pero entre la comunidad se rumora que “se vendió con el comisionado”.

Actualmente hay ingobernabilidad en la población, y lo políticamente sano sería remover al comisionado, quien no reúne la experiencia y sensibilidad para resolver el conflicto, e integrar un Consejo de Administración conformado por las principales fuerzas políticas y sociales del pueblo, pero sucede que Alfonso Escobar Mateos no ha cumplido su encomienda de crear las condiciones de estabilidad política y en un término de 90 días convocar a elecciones. Su nombramiento ya se vence el 27 de septiembre.

Es grave la situación política y social en San Antonio de la Cal, con un comisionado que carece de experiencia, oficio y sensibilidad, y aunado a la intolerancia del ex presidente municipal han originado un clima de ingobernabilidad en la población.

ACERCAMIENTO DEL COMISIONADO

A casi dos meses de no funcionar el comisionado, por el rechazo de la comunidad, el domingo 20 de septiembre y a convocatoria de la alcaldesa Teresa Martínez se llevó a cabo una asamblea sobre la situación política del municipio.

La justificación de la alcaldesa fue que los servicios básicos están suspendidos, porque el edil depuesto Alfonso Vásquez no ha entregado formalmente los pozos y demás bienes municipales.

En el fondo, la alcaldesa pretendió un primer acercamiento del comisionado con el pueblo, y junto con el comisariado ejidal le llamaron al comisionado quien ni tardo ni perezoso se presentó a la reunión efectuada en la explanada del palacio municipal. Con los pocos ciudadanos que se encontraban en la reunión, se aceptó su presencia para que los servicios básicos se restablezcan.

El comisionado aprovechó esa mesa puesta y ofreció transparencia en el manejo de recursos y trabajar de la mano con la comunidad, a sabiendas que su nombramiento ya fenece en una semana.

Contrario al rechazo inicial, el pueblo admitió al comisionado morenista y dijeron que ya hay condiciones para trabajar. Pocos se dieron cuenta que hay una laguna legal, porque el ayuntamiento está desaparecido y la alcaldesa carece de facultades para convocar.

No obstante, los pobladores le pidieron al comisionado conformar una comisión de ciudadanos, surgida de la asamblea para generar condiciones para la conformación de un consejo municipal, pero el comisionado no aceptó dicha comisión.

Alfonso Escobar Mateos no muestra apertura ni interés por resolver el conflicto, sino que exhibe otro interés, pues representa a una fuerza política, la de los hermanos Sosa Villavicencio. No se comprometió a nada en concreto, solo mostró incapacidad.

El acuerdo de los pobladores fue que en ocho días habría una nueva asamblea para nombrar un consejo municipal, lo que se avizora imposible, porque el comisionado pretende perpetuarse en el nombramiento que es de sesenta días y vence el 27 de este mes.

Aún en la incertidumbre, los habitantes de San Antonio de la Cal ya aceptaron a Escobar Mateos para operar y hasta le asignaron una oficina, desde donde operará a favor de los intereses políticos de Morena.
https://m.facebook.com/story.php?story_fbid=10207844139458860&id=1756500939