Violencia hacia las mujeres tendrá que estar ligado a la salud : Hilda Luis.

San Raymundo Jalpan, Oaxaca a 13 de Julio del 2020; la violencia continúa siendo uno de los principales obstáculos para el pleno desarrollo de las mujeres ya que se trata de una ofensa a la dignidad humana y una manifestación de las relaciones de poder, que históricamente han sido desiguales entre mujeres y hombres.

En sesión Ordinaria celebrada el pasado miércoles la Diputada Hilda Luis, presentó iniciativa de reforma a la Ley Estatal de Salud a fin de incorporar en la legislación en materia de salud la detección, prevención, atención médica y orientación en situaciones de violencia contra las mujeres y niñas como servicio básico de salud.

La también Vicepresidenta de la Mesa Directiva de la LXIV Legislatura del Congreso del Estado de Oaxaca, señaló que el sector salud constituye un elemento clave en la prevención, el tratamiento y la rehabilitación de la mujer tras haber sufrido una experiencia de violencia.

Recordó que desde el año de 1993, se reconoció la violencia como un problema de salud pública y que el Consejo Directivo de la Organización Panamericana de la Salud instó a los gobiernos a que adoptaran políticas y planes para la prevención y el control de este problema.

La representante del Distrito XIII, Oaxaca Sur, refirió que la Organización Mundial de la salud señala que el sector de la salud puede tener un papel decisivo en la prevención de la violencia contra la mujer, contribuyendo a la detección temprana de los malos tratos, proporcionando a las victimas el tratamiento requerido y los servicios idóneos para suministrarles la atención e información necesarias.

“En algunos casos, los sistemas sanitarios suelen ser el primer punto de contacto con las mujeres que son víctimas de la violencia, por ello es preciso que el sector de la salud articule una respuesta integral ante este problema abonando así en la prevención, atención y erradicación de la violencia contra las mujeres” enfatizó la legisladora.

Para finalizar, señaló que la violencia ejercida contra la mujer constituye una violación de los derechos humanos básicos que debe eliminarse mediante la voluntad política y las actuaciones judiciales y civiles en todos los sectores de la sociedad.