TIENDAS COMO OXXO DEVORARON A MI PAÍS Y OAXACA TIENE EL MISMO DESTINO :FILÓSOFO PUERTORRIQUEÑO

Wiki Liks.

Oaxaca, Oax, 1 de Julio 2019, «No existe ni derechas ni izquierdas lo que predomina es un capitalismo facista sustentado en el populismo», expresa Ángel Lozada, el candidato a doctor por una de las instituciones de postgrado donde se reúnen las mentes más brillantes de Estados Unidos y Europa, la Escuela Graduada Europea.

«Oaxaca tiene el mismo destino que Puerto Rico, viene Oxxo, atrás viene Seven Eleven, atras Starbucks y fast Food, comida rápida, el centro histórico como lo conocen desaparecerá, dejará de ser de los oaxaqueños y pasará a ser administrado por un ejecutivo atraves de una computadora en su departamento en Singapur», ejemplifica.

«Es un proceso que ya lo viví 2 veces, advierte, primero en Puerto Rico y después en Pensilvania, pueblos enteros son pueblos fantasmas en Estados Unidos, los jóvenes que se quedaron están esclavizados en la droga llamada Cristal porque las economías locales quedaron destruidas por Walmart que quebró los mercados típicos, ningún beneficio pero ninguno le traerán a Oaxaca», advierte.

Reflexiona, «en el fondo es un tipo de genocidio silencioso, de saqueo a los pueblos, es una manera de apoderarse de sus riquezas, someterlos y enfermar social y físicamente a las comunidades sobre todo a los de origen latino y afroamericanos»

«Es doloroso regresar a Puerto Rico y ver como desaparecieron las tiendas de artesanías, los oficios y la cultura económica que viví de niño, llego a Oaxaca y me encuentro con el mismo proceso, es un cáncer, es incurable y mortal para los centros históricos»

«En el mundo son contados las ciudades que evitaron esa embestidas, tuvieron gobernantes y ciudadanos visionarios, su esfuerzo se ha compensado, son ciudades que son distintas a todas y los turistas quieren visitarlas, las que sucumbieron son ciudades fotocopias, todas iguales», comenta el novelista.

«Es muy difícil detener la voracidad de este tipo de empresas, son como el narcotráfico, no hay funcionario que no puedan corromper o ley que no puedan torcer. Si lo hicieron en Estados Unidos, Oaxaca será como comerse una dona»

La única manera de detenerlos es haciendo leyes, normas, para los centros históricos, existe la manera pero debe haber gobernantes valientes y visionarios, concluyó.