Wilfrido Pablo Gallegos, profesor ejemplar a quien el IEEPO reconoce su aportación a la educación

  • Recibió la medalla “Maestro Rafael Ramírez” por 30 años al servicio de la educación

Oaxaca de Juárez, Oax. 21 de mayo de 2019. El profesor Wilfrido Pablo Gallegos ha dedicado su vida al servicio de la educación, labor en la que ha formado a diversas generaciones de alumnos en instituciones educativas de nivel básico situadas en las zonas más alejadas de la Sierra Norte y la Costa de la entidad.

Esta experiencia le ha permitido desarrollarse a nivel profesional en los 30 años que lleva como docente.

A pesar de las complicaciones de salud que ha enfrentado, actualmente se desempeña como director de la Secundaria Técnica de San Martín Tilcajete y continúa con tesón y ánimo su labor educativa con el mismo empeño y entrega que cuando inició en la actividad que más le apasiona: enseñar.

Por su compromiso y dedicación, el pasado 15 de mayo en el marco del Día del Maestro, el gobernador Alejandro Murat Hinojosa le entregó la medalla al mérito docente “Maestro Rafael Ramírez” por 30 años de servicio educativo.

En esta celebración, el director general del Instituto Estatal de Educación Pública de Oaxaca (IEEPO), Francisco Ángel Villarreal felicitó y reconoció a las y los maestros oaxaqueños por su desempeño docente, quienes al igual que el profesor Wilfrido Pablo Gallegos, han depositado su vida durante tres décadas a la enseñanza educativa a favor de las niñas, niños jóvenes oaxaqueños.

 “Recorrí comunidades bastante alejadas, últimamente tuve la oportunidad de trabajar en la comunidad de San Martín Tilcajete. Sigo trabajando y no quiero bajar la guardia”, comentó.

Dentro de su trayectoria, 17 años laboró en la Sierra Norte, específicamente en la comunidad de San Juan Yagila, como profesor de educación primaria; luego tuvo la oportunidad de ascender como profesor de secundaria y finalmente a director de educación Secundaria Técnica. También ha laborado en Río Grande, San Pablo Huixtepec, en la colonia Guillermo González Guardado, Villa de Zaachila y actualmente en San Martín Tilcajete.

“Es para mí un enorme gusto reconocer el trabajo de mis compañeros maestros y maestras; para mis alumnos el más amplio respeto y cariño, como también a los padres de familia y autoridades que con su apoyo fortalecen el andamiaje social y dan atención a las necesidades escolares”, indicó.

El trabajo docente se realiza con espíritu de servicio y amor a la niñez; no solo implica la transmisión de conocimientos, sino también de valores, como los que el profesor Wilfrido ha brindado a cada generación que ha instruido.

-0-