Asesinan a integrante de la banda de los rubios en Tlaxiaco;ya circula la foto del pistolero.

En pleno centro Tlaxiaco atacan a balazos y asesinan a Don Berna Cruz integrante de los “Rubios de Juxtlahuaca”; “Despierta papá, despierta por favor” le suplicaba su hija tras el ataque.

20/10/2018. Tlaxiaco, Oax.- La alegría que caracteriza a las calendas de Tlaxiaco estaba en su apogeo, la música de banda llenaba los corazones de los participantes y el pueblo que en el centro del municipio disfrutaba de la calenda, sin embargo, nadie se esperaba que cuando el contingente pasaba por el mero centro de la población, a un costado del emblemático reloj, el sonido de los balas rompería con la alegría y la felicidad, nueve tiros sonaron y fueron contra uno de los integrantes de las delegación de “Los Rubios” oriundos de Juxtlahuaca, y quienes participaban en la calenda a invitación de las autoridades.

Se escuchó el primer tiro y la gente no reaccionaba, un segundo después, se escuchó un segundo tiro y el grito desgarrador de una joven mujer, (su hija), después 7 tiros mas, realizados en menos de 20 segundos, pero fue tras el noveno tiro que la gente comenzó a huir despavorida del lugar, al tiempo que gritaban balacera.

Los testigos decían: -“fueron dos sujetos, tiraron con al menos dos armas distintas”. -“Los dos llevaban gorra, bien chavos, no se veía que fueran a hacer algo así, se fueron corriendo pero nadie los siguió, ni señaló”, aclaraban entre ellos.

Y así fue, los asesinos ambos jóvenes se retiraron del lugar, sin que nadie les hiciera frente, dejando en el piso a su victima, quien ya sangraba abundantemente, en tanto su hija que iba a un costado del contingente con su pequeño hijo bañada en llanto y desesperación, a gritos le pedía que despertara, que se levantara, que por favor, lo hiciera, sin embargo, ningún grito de su hija lo hizo reaccionar, los nueve tiros impactaron en su cuerpo vestido de “Rubio de Juxtlahuaca”.

Sus compañeros no lo podían creer, iban todos bailando juntos en cadena humana, cuando por la espalda recibió los tiros, un ataque inexplicable, más aún cuando solo iban de invitados, a la calenda, a exponer sus tradiciones y compartir, parte de lo bonito de Juxtlahuaca, ¿Por qué lo hicieron? ¿Quienes son?, son algunas de las preguntas que tras el ataque se hacían, al tiempo que se abrazaban e impotentes veían a la hija de su compañero abrazando el cuerpo de su padre, que en la calle quedó tendido tras los tiros recibidos.

Un reclamo muy sentido fueron también los tiempos de respuesta de los servicios de seguridad y emergencia, porque tuvieron que pasar más de 20 minutos para que la ambulancia de protección civil lo trasladara, después de diez minutos de espera de que los familiares pasaron sin que la ambulancia llegara a pesar de que fue en el mero centro.

Y la policía no se quedó atrás, ya que más de 5 minutos después del ataque tuvieron que pasar para que hiciera su arribo el primer policía, limitándose a tan solo tratar de que nadie pisara los casquillos, pero sin preguntar siquiera hacia donde huían los asesinos o cual era su media filiación, para ir tras ellos.

Finalmente y como es de suponerse, tras la ineficaz actuación de las autoridades en este caso, no se tiene identificados a los agresores, hacia donde huyeron, ni se sabe el móvil del ataque, lo que deja con serios pendientes a la seguridad municipal y estatal en el municipio de Tlaxiaco, quienes que se supone debieron al menos resguardar el centro de la población, donde la fiesta se convirtió en luto para Juxtlahuaca.