La joven estadounidense que se sacó los ojos: «La vida es mucho más bonita sin drogas»