BANCADA DEL PRD EN SN LAZARO VA POR UNA PROFUNDA TRANSFORMACIÓN DE MÉXICO: MARTÍNEZ NERI

• Inauguró los trabajos de la Reunión Plenaria de su bancada, que se realiza en San Lázaro.
• El último periodo ordinario de sesiones estará inmerso en una intensa coyuntura electoral.
• Estarán vigilantes y denunciarán cualquier acción que pretenda pervertir el proceso electoral.
• El grupo parlamentario del sol azteca concentrará su esfuerzo en siete temas torales.

Quiero agradecer la presencia del doctor Manuel Granados Covarrubias, presidente del Comité Ejecutivo Nacional del Partido de la Revolución democrática; es un gusto que estés con nosotros, acompañándonos en esta sesión.

Saludo al licenciado Ángel Ávila Romero, secretario general del CEN del PRD; bienvenido.

Saludo de igual manera a la compañera Brisa Gallegos Angulo, secretaria de Gobierno y Enlace Legislativo; tendremos muchas actividades que hacer conjuntamente aquí en la Cámara de Diputados contigo.

De igual manera saludo a la compañera Estephany Santiago, secretaria de Comunicación del CEN del PRD; a la licenciada Adriana Díaz, secretaria de Organización del PRD; a la licenciada María de los Ángeles Sánchez Lira, secretaria de Sustentabilidad de nuestro partido; y, desde luego, a nuestro vicecoordinador, al diputado Jesús Zambrano Grijalva.

Un saludo también, por supuesto, a Roxana Luna, que nos acompaña el día de hoy; gracias por estar aquí acompañándonos.

Compañeras y compañeros diputados:

Estamos frente el último periodo ordinario de sesiones en la Cámara de Diputados y con ello ante la conclusión de los trabajos de la LXIII Legislatura.

El trabajo legislativo en 2018 estará inmerso en una intensa coyuntura electoral. Ello nos obligará a que, en el marco de nuestras atribuciones, y sin descuidar nuestro trabajo sustantivo, estemos vigilantes del buen desarrollo de ese importantísimo proceso y a su oportunidad denunciemos cualquier acción que tenga como propósito pervertir la buena marcha del mismo, pues no es aventurado señalar que se presentarán los viejos vicios de compra y coacción del voto y el uso partidario de los programas sociales, perpetrados desde el Gobierno federal como ha sido costumbre del régimen, que hoy vive por cierto sus últimos momentos.

En la doble responsabilidad de estar cercanos y vigilantes del proceso electoral y sin dejar de impulsar las aportaciones programáticas que hemos sostenido durante años, considero que nuestro esfuerzo se debe concentrar cuando menos en siete grandes temas:

• En primer lugar, quiero señalar la urgencia de legislar en materia de propaganda gubernamental. Estamos en falta al plazo fijado por la Constitución desde 2007 y es urgente que se reduzca el gasto millonario en la publicidad gubernamental. Es una vergüenza internacional que mientras el país tiene enormes carencias en salud o en educación, el gobierno disponga de enormes bolsas de recursos para comprar aplausos y conciencias.

Hay un agravio a la equidad política, pero la perversión es peor porque ese dinero público se destina a manipular la percepción ciudadana. Así, nuestro deber cívico es lograr la expedición de la Ley General de Publicidad Gubernamental.

• En segundo lugar, en el Senado y la Cámara de Diputados hemos presentado acciones de inconstitucionalidad contra la Ley de Seguridad Interior por considerarla contraria a la Constitución. Este tema mantendrá su vigencia porque corresponde a una larga lucha del pueblo por sus libertades.

Nosotros sostenemos conceptos clave, por ejemplo que la seguridad pública debe estar bajo mando civil, que la Federación no puede manifestarse en auxilio de las entidades sin que éstas lo hayan solicitado, que el único medio lícito para intervenir comunicaciones privadas es la expresa autorización de un juez, que no debe existir discrecionalidad en la actuación de la fuerza pública ante expresiones sociales, que el Ministerio Público debe conducir el combate a los delitos, que reservar toda la información es contrario al principio de máxima publicidad y que en lo general el conjunto de la ley carece de sustento al no tener facultad del Congreso para emitirlo.

Esos argumentos son coincidentes con los cuestionamientos de la Comisión Nacional de Derechos Humanos, del Instituto Nacional de Acceso a la Información y de varios municipios. Pero no basta con haber presentado las acciones correspondientes, ahora hay que insistir en ellas, en principio ante la Suprema Corte de Justicia de la Nación y, sobre todo, ante la opinión pública. Esa ley no tendrá buen fin: o la Suprema Corte la declara inconstitucional o la nueva legislatura tendrá como una de sus primeras tareas abrogarla.

• En tercer lugar, hay que defender al agua como derecho humano y evitar abusos en las concesiones que limitan el acceso a los ciudadanos al líquido vital para favorecer los negocios y el uso industrial o extractivo contaminante.

De ninguna manera podemos apoyar una Ley General de Aguas privatizadora y de ello habrá que dejar un testimonio claro.

• En cuarto lugar, hay que insistir en los asuntos inconclusos en materia de anticorrupción, donde el Senado tiene pendiente los nombramientos del Fiscal General, Fiscal Anticorrupción, además de corregir la propia Ley de la Fiscalía y nosotros debemos procesar la Ley General de Archivos y elegir al auditor Superior de la Federación.

• En quinto lugar, debemos mantener las banderas que impulsan la transformación política del país, empezando por la revocación del mandato, la reforma en materia de fuero y de arraigo; la regulación de los ingresos de los servidores públicos, así como la cancelación de las pensiones de los expresidentes, porque de otra forma la renovación del poder público carecería de credibilidad.

• En sexto lugar, debemos asumir que habrá un cambio; que las fuerzas democráticas ganaremos la Presidencia de la República y la mayoría en el Congreso, y también que ésta será una elección cerrada, lo que puede generar dificultades en la toma de decisiones y en la operación, por lo cual es necesario recuperar temas como la reglamentación del gobierno de coalición y la gobernabilidad democrática, como alternativas viables y necesarias para que el país pueda avanzar reconociendo la pluralidad.

• En séptimo lugar, tenemos que insistir en denunciar el gravísimo hecho de que México tiene uno de los salarios más bajos del mundo y una concentración de la riqueza verdaderamente insultante.

El primer paso es eliminar la Comisión Nacional de Salarios Mínimos por su ineficiencia para proteger el ingreso de los trabajadores, y adicionalmente, promover un nuevo modelo con salarios justos; además, y a propósito de la reforma constitucional en materia de justicia laboral, debemos estar alertas ante los intentos del PRI de conculcar los avances logrados en la reforma, al proponer cambios regresivos en la legislación secundaria que en breve se discutirá en la Cámara.

Compañeras y compañeros:

Este es un momento de esfuerzos, mantengamos el espíritu de unidad e impulsemos las acciones compartidas que han caracterizado a nuestro partido y que resultan indispensables para el éxito de las causas de las fuerzas democráticas, para que más allá de este periodo ordinario de sesiones, en 2018, podamos lograr la auténtica y profunda transformación de nuestro país.