Muere ‘El compa Rufino’, un oaxaqueño defensor de los inmigrantes indígenas en California

 

Jorge Morales Almada/Univisión.

LOS ÁNGELES, California.- El activista oaqueño Rufino Domínguez Santos, defensor de los trabajadores indígenas en California, perdió la batalla contra el cáncer que desde hacía un año padecía.

‘El compa Rufino’, como le decían sus amigos, murió el sábado a los 53 años de edad en su casa de Fresno, en el valle central de California, rodeado de su esposa, hijos y otros de sus seres queridos.

Rufino Domínguez Santos era originario de San Miguel Cuevas, una pequeña comunidad mixteca del municipio de Santiago Juxtlahuaca, en el estado mexicano de Oaxaca.

En 1985 llegó a Los Ángeles, California, para involucrarse en la lucha por los derechos de los inmigrantes, un activismo social que 25 años después lo llevaría a representar a sus paisanos en el gobierno de su estado natal como director del Instituto Oaxaqueño de Atención al Migrante (IOAM)que en 2010 creó el gobernador Gabino Cué.

Sin embargo, la lucha social de ‘El compa Rufino’ empezó en 1979, cuando organizó a los residentes de su pueblo de origen para levantarse en contra un cacique local y solucionar un conflicto de límites territoriales que dejó muertos y encarcelados.

La lucha de Rufino

Durante la década de 1980, ya en California, Rufino Domínguez creó la Organización del Pueblo Explotado y Oprimido (OPEO) para luchar contra la explotación laboral y defender los derechos humanos de los inmigrantes indígenas en los campos agrícolas.

En 1991, a través del Frente Mixteco Zapoteco Binacional (FM-ZB), integró a inmigrantes indígenas de otras organizaciones sociales, como el Comité Cívico Popular Mixteco (CCPM), la Asociación Cívica Benito Juárez de Oaxaca (ACBJO), la Organización del Pueblo Explotado y Oprimido (OPEO), la Comunidad Tlacolulense en Los Ángeles (COTLA) y la Organización Regional de Oaxaca (ORO).

En 2001 fue reconocido con el premio Leadership for a Changing World (liderazgo por un mundo cambiante) que le otorgó la Fundación Ford, el Instituto de Abogacía y la Universidad de Nueva York Robert F. Wagner, y un año más tarde el Union Bank of California y Valley Public Television le entregaron el reconocimiento de “Héroe Local del Año”.

En 2002 el FM-ZB se convertiría en el Frente Indígena de Organizaciones Binacionales (FIOB)teniendo a Rufino Domínguez como uno de los principales estrategas.

“No se trata de llorar ni de engrosar la melancolía. Se trata de recordar y tener siempre presentes los ideales y principios por los que Rufino luchó durante su vida”, señala un comunicado del FIOB sobre su muerte.

“FIOB reconoce ampliamente la contribución de Rufino Esteban Domínguez Santos en la lucha por lograr escenarios de justicia, paz y libertad en nuestros pueblos, al tiempo de reafirmar nuestro compromiso para continuar transitando este sinuoso camino hasta lograr los objetivos que al igual que nosotros, miles de mujeres y hombres se han planteado y con su entrega y pasión, dignifican la lucha en varias partes del mundo”, agrega el comunicado.

En discordia con el gobierno de Oaxaca

En 2010 una coalición entre los partidos políticos PAN y PRD llevaron a Gabino Cué a
ser gobernador de Oaxaca para terminar con 81 años de la hegemonía del PRI en ese estado.

El nuevo gobierno nombró a Rufino Domínguez como director del recién creado IOAM, cargo al que renunció en agosto de 2016 al no estar de acuerdo con la actuación del gobierno estatal cuando dos meses antes el gobernador Cué colaboró en la violenta represión de maestros que protestaban en la comunidad de Nochixtlán, hechos sangrientos que dejaron un saldo de 8 muertos y más de 100 heridos.

Ese día negro, ese 19 de junio, lloré. Yo la verdad lloré, me sentía culpable de ese hecho. Lloré de impotencia. Sentí una traición muy grande porque no es la manera de gobernar. Gabino no actuó como Jefe de Estado, se comportó como Ulises Ruiz (el exgobernador de Oaxaca). Ver la muerte de mis hermanos en Nochixtlán empezó a afectar mi salud porque no podía desahogarme, estaba en el gobierno y sentía mucha impotencia, entonces decidí renunciar”, escribió Rufino en aquel entonces.

Al mes siguiente de haber renunciado, los médicos le diagnosticaron un tumor maligno en el cerebro que le fue extirpado en una operación, sin embargo los tratamientos posteriores no pudieron erradicar el cáncer que terminó con su vida el pasado sábado 11 de noviembre.