Mofa a la SEVITRA y su titular por parte de transportistas.

 

 

 

 

Los arbitrarios transportistas desde este lunes empezaron a aplicar nuevas tarifas, con un incremento que va de dos a tres pesos, según lo anunciaron previamente con carteles colocados en tableros, parabrisas y en el interior de los taxis y autobuses

Concesionarios del transporte público sin ninguna autorización de la Secretaría de Vialidad y Transporte (SEVITRA), incrementaron arbitrariamente sus tarifas en el servicio de taxis foráneos, taxis de todos los sitios de la ciudad y autobuses de servicio suburbano y foráneo.

Lunes 16 de enero de 2017 JM

A pesar de que el titular de SEVITRA, Francisco García López, habría reiterado que ha dialogado con los dirigentes de diversas organizaciones de sitios de taxis de la capital del estado, de taxis foráneos y de las empresas camioneras del servicio suburbano y foráneo, para respetar las tarifas que se encontraban vigentes aún antes del “gasolinazo”.

Sin embargo, el funcionario quedó rebasado por los transportistas que desde este lunes empezaron a aplicar las nuevas tarifas, con un incremento que va de dos a tres pesos, según lo anunciaron previamente con carteles colocados en tableros, parabrisas y en el interior de los taxis y autobuses.

A pesar de la prohibición de las nuevas tarifas en el transporte público, hasta este lunes no se ha tenido conocimiento de la intervención de la Policía de Vialidad del Estado o de la Policía Vial Municipal, para aplicar las sanciones anunciadas reiteradamente por García López.

El argumento de los trabajadores del volante, es que las nuevas tarifas fueron autorizadas por las organizaciones de taxistas y empresas del transporte foráneo y sub-urbano, por lo que los usuarios no tienen otra alternativa más que pagar de dos a tres pesos más. 

Hasta el momento, el titular de SEVITRA ha guardado un total hermetismo sobre la posibilidad de autorizar el nuevo incremento, tampoco lo ha negado, pero la realidad es que en Oaxaca ya existen nuevas tarifas en el transporte público.

Los operativos para evitar éstas arbitrariedades, fracasaron rotundamente ante la insistencia de los transportistas por no absorber las pérdidas provocadas por el incremento en el precio de la gasolina y el diesel.