Incendian domicilio de periodista que confunden con otro periodista

despertar

 “No soy René Pérez ni dueño del portal Oaxaca Político”, afirmó Felipe Martínez López tras el atentado en su domicilio particular

El atentado que sufrió la casa del director del Diario Despertar de Oaxaca. Cortesía

 

 

Domingo 7 de septiembre de 2014

Oaxaca, Oax.-

Felipe Martínez López, director del diario Despertar de Oaxaca, dio a conocer este domingo en una conferencia de prensa, el atentado que sufrió su casa este sábado en la madrugada.

 

Indicó que a las 3:15 horas, un vehículo se estacionó frente a su domicilio, aventó gasolina al portón y le prendió fuego; por fortuna, estaba despierto y pudo apagar el incendio, junto con su esposa.

Para el director de Despertar, el incidente no es aislado. El jueves en la noche recibió un tuit donde invitaban a los comunicadores para asistir a una fiesta que se iba a armar en su casa el viernes. Era una amenaza clara que cumplieron en la madrugada del sábado.

Esta detestable acción –dijo Martínez López– tiene un antecedente claro y muy preciso: desde hace varios meses se me ha querido identificar como el dueño del portal electrónico Oaxaca Político y estaban en la duda de si un colaborador del periódico o yo mismo soy su enigmático columnista, René Pérez.

La duda o la inquietud de quienes comenzaron con esta difamación, proviene porque cuando quisieron comprar información contra Eviel Pérez Magaña, casi cuando lo estaban solicitando, René Pérez lo dio a conocer en su columna Las Plumas de Oaxaca.

“No tengo muy claro qué aviesas intenciones tenían estos personajes para correr la voz de que Felipe Martínez López es el verdadero nombre del alias de René Pérez. Así se publicó en la cuenta de Twitter donde el día jueves pusieron la fotografía de mi casa. El siguiente paso fue el atentado.”

En consecuencia, convocó a la conferencia de prensa, “porque quiero dejar en claro que no soy René Pérez, no tengo el gusto de conocerlo y tampoco soy el propietario del portal electrónico Oaxaca Político”.

Quien ordenó que subieran a esa red social la fotografía de mi casa y después instruyó que se prendiera fuego al inmueble, se equivocó de enemigo. Insisto, ni soy ni conozco a René Pérez, ni soy el dueño del portal, reiteró el editor.

Pero sí me inquieta, que una filosa pluma como la de este columnista, que ha dado a conocer una serie de anomalías e irregularidades de varios funcionarios públicos, se pretenda acallar con la amenaza y la violencia, ejercida equivocadamente contra mí, pero un claro mensaje de intolerancia contra la crítica  y el ejercicio periodístico.

En la conferencia, Felipe Martínez consideró que se debe poner un alto al espíritu autoritario de quien en su momento resulte responsable del atentado que sufrió en su domicilio.  “Tenemos que destruir a la serpiente de la intolerancia, cuando apenas está incubándose en su huevo”.

Si hoy callan a René Pérez –advirtió– a través de la violencia en contra mía, si hoy callan al director general del diario Despertar de Oaxaca, habrán encontrado el camino para acallar las voces que no les gusten del periodismo oaxaqueño. Cada uno de ustedes, a partir de entonces, podrá ser blanco de la violencia de este aprendiz o estos aprendices de dictador.

Por eso pidió difundir en el atentado que sufrió en su domicilio, pero sobre todo para dejar en claro que la intolerancia y la violencia no son el camino para dirimir las diferencias.

Convocó a los personajes del poder a dejar a un lado la sensibilidad extrema ante la crítica, los conminó a conducirse rectamente en su quehacer político, para que no sean blanco de las críticas periodísticas, pero exigió que no intenten amordazar a la prensa oaxaqueña.

Informó que inició una averiguación previa y pidió a las autoridades estatales que den más garantía y seguridad a los oaxaqueños, y adelantó que acudirá a la Defensoría de los Derechos Humanos para solicitar las garantías suficientes para su desempeño al frente de un medio de comunicación, y pidió hacer un frente común contra la intolerancia y el autoritarismo.