suspenden 30 bombas de gasolina en coahuila

Las regiones Laguna y Sureste son las zonas donde se detectaron más anomalías, señala el Delegado

por César Gaytán Martínezbom gas

martes, 12 de noviembre del 2013

En lo que va del año, la delegación en Coahuila de la Procuraduría Federal del Consumidor ha suspendido 130 bombas de combustible, como resultado de los operativos permanentes que se realizan en gasolineras y gaseras.

Sigfrido Macías, titular en la entidad de la dependencia, señaló que la mayoría de estas se ubican en la Región Laguna, seguida por la Sureste.

“Sin embargo, hay que aclarar que no todas las bombas se suspendieron porque echen litros de menos, sino porque muchas de ellas no están calibradas o no tiene constancia en sus mediciones o evaluaciones. Eso hace que varíen”, explicó.

El funcionario agregó que el combustible es uno de los rubros evaluados con mayor rigurosidad, por lo que es difícil que alguna persona se atreva a provocar irregularidades apropósito.

Y es que las multas que establece la Profeco para aquellos que no cumplan con la ley van de los 50 mil pesos a los 2 millones de pesos.

En este sentido, y con la temporada de invierno en puerta, la Procuraduría ha implementado ya el programa correspondiente en las gaseras y gasolineras, donde se levantará un padrón de precios, que será comparado con la lista que emitan en diciembre los establecimientos.

Asimismo, dijo que en esta administración de la Profeco se ha trabajado con mayor intensidad que en los últimos seis años, y que gracias al esfuerzo impreso se han mejorado diversos problemas.

 

Vigilan ya el Buen Fin

El delegado de la Profeco informó que hace 15 días iniciaron los monitoreos de precios como parte del programa de vigilancia del Buen Fin, así como las sanciones a las que pueden ser acreedores en caso de alguna irregularidad, mismas que alcanzan los 2 millones de pesos.

Dijo que los visitadores de la dependencia ya han levantado un padrón de precios para verificar que, durante las ventas del fin de semana, estos no sean alterados para ofrecer productos al mismo precio, engañando a la gente.

Además de esto, el personal de la Profeco estará al pendiente de que no haya publicidad engañosa o algún tipo de actividad que afecte a los consumidores.

Macías señaló que los negocios que incurran en irregularidades podrían hacerse acreedores a diferentes sanciones como las administrativas que es la colocación de un sello de advertencia de que ahí se pretende engañar a los ciudadanos; la suspensión de actividades; la clausura del establecimiento e incluso una multa económica que puede ir de los 50 mil a los 2 millones de pesos.

Instó a los ciudadanos a no gastar su dinero en productos que no necesiten, y piensen en cómo hacer las compras.

De igual forma, pidió a los consumidores que se animen a denunciar establecimientos que incurran en alguna falta al teléfono 415-9556 o en las instalaciones de la delegación, en el bulevar Venustiano Carranza, antes de llegar a periférico Luis Echeverría Álvarez, de norte a sur.