Oaxaca, digno guardián del patrimonio de la humanidad: Benjamín Robles

guardián patrimonio humanidad

* Miopía política impide ver el cambio verdadero en Oaxaca: señala.

Con la celebración del XII Congreso Mundial de las Organización de las Ciudades del Patrimonio Mundial, Oaxaca mostrará a la comunidad mundial que es digno guardián del patrimonio de la humanidad, asentó el senador oaxaqueño Benjamín Robles Montoya.

En el marco de este encuentro del orbe, que tiene como sede la Verde Antequera, en donde se espera la asistencia de expertos, académicos y autoridades de 243 ciudades emblemáticas de la cultura de la humanidad, el legislador federal destacó la importancia que tiene la Ciudad de Oaxaca para el mundo al contar con dos declaratorias de patrimonio cultural de la humanidad: Monte Albán y el Centro Histórico.

“Oaxaca hoy en día es digno guardián del patrimonio cultural de la humanidad, y lo digo porque a pesar que gobiernos del pasado no aguantaron la tentación de cambiar el trazo original del Centro Histórico y de urbanizar la poligonal de la zona arqueológica, ha sido la sociedad oaxaqueña la más celosa vigilante del respeto a este legado ancestral, que hace única a la ciudad capital; y a este valioso esfuerzo se ha sumado el gobierno de Gabino Cué, como una estrategia de desarrollo cultural y económico para Oaxaca”, expuso el congresista.

Robles Montoya aseveró que la ciudad de Oaxaca en particular tiene una historia centenaria que servirá de marco para el debate y la exposición de temas fundamentales no sólo para su estado sino también para las ciudades del mundo.

“Necesitamos ciudades que al tiempo de conservar y preservar su patrimonio, tengan los elementos para crecer y modernizarse sin remordimientos ni errores irremediables. Crecer sustentablemente, esa es la premisa para la capital”, señaló.

Asimismo, el senador por Oaxaca recordó las razones por las cuales el Centro Histórico de Oaxaca y Monte Albán fueron inscritos en la Lista del Patrimonio Mundial en diciembre de 1987:

“No debemos olvidar que nuestro Centro y Monte Albán representan una obra maestra del genio creativo humano, porque manifiestan un intercambio considerable de valores humanos durante un determinado periodo o en un área cultural específica, son un testimonio único o por lo menos excepcional de una tradición cultural o de una civilización que sigue viva y son un ejemplo sobresaliente de un tipo de construcción, de un conjunto arquitectónico que ilustra etapas significativas de la historia de la humanidad”.

 

El tribuno destacó que hoy Oaxaca se encuentra en un momento de cambio que le presenta grandes retos, pues se están redefiniendo maneras de organización, pensamiento y acción que van más allá de uno, dos o tres años, y que sólo la miopía política impide ver el cambio verdadero que hay en el estado.

“Oaxaca está cambiando profundamente. Nos estamos preparando para los próximos diez, treinta, cincuenta años. Y creo que estamos ya tomando conciencia de que la democracia llegó para quedarse. Oaxaca está cambiando porque está conociendo la democracia. Un sistema en que las decisiones son tomadas por la gente y no por un poder absoluto y unilateral”.

Por eso, dijo, no pudo haber mejor momento para organizar esta reunión en Oaxaca, pues “se trata de una ciudad más viva que nunca. No se trata de un museo inerme y callado, sino de una capital abierta y en funciones”, finalizó.