La Energética en Navidad

 

La Sana Distancia

Por: Jorge Diazmundo reptiliano

Se dice que la Reforma Energética será discutida, modificada y en su caso aprobada antes de terminar el año, en plena época decembrina. Si así ocurre, vaya regalo que nos pretenden dar para esas fechas. Le adelanto.

Como siempre, los actores políticos en sus trincheras justificarán sus acciones a favor o en contra de dicha reforma, justificándolas como el mejor regalo que nos podrían dar a todos los mexicanos.

El gobierno federal, defenderá desde todos los medios posibles su postura, argumentado que las modificaciones en cuanto a la manera de hacer negocios en PEMEX y el uso de sus utilidades, son las que impulsarán el desarrollo y nos sacarán de la pobreza.

El PAN, reconciliado con el partido en el gobierno, tachará de retrogradas a los que se oponen y presionarán para que el liberalismo económico se apodere de los recursos naturales del país. Los grandes empresarios bendecirán la reforma y limarán sus dientes para intentar darle una buena mordida al pastel.

Antes o después de aprobada la reforma, el sindicato petrolero sigue y parece que seguirá nadando en sus mares de corrupción y despilfarro. Y ¿Romero Deschamps? ¿Quién desde las esferas del gobierno se acuerda de él como se acordaron de la Gordillo?

Sus detractores (AMLO a la cabeza) sacarán uñas y dientes para intentar bajar a como dé lugar esos cambios. Satanizará la reforma y a sus protagonistas, calumniarán a quien sea para manchar cualquier posible mejora. Recurrirá al método que sea para trastocar la vida de los ciudadanos y con ello, intentará presionar al límite a las autoridades para que reculen. No obstante ha perdido mucha fuerza y presencia, bien sabemos que con que se haga de unos mil incondicionales, bastará para poner en jaque a la ciudad de México.

“La madre de todas las guerras” dicen unos; “La guerra de todas las madres”, corrigen otros.

Se anticipan cierres de vialidades, manifestaciones pacifico-violentas por todo el país. La rabia mostrada por el CNTE en la capital de la república habrá pasado a la historia, será juego de niños en comparación con lo que supuestamente el más violento de los pacíficos en este país está cocinando.

Mientras eso ocurra, Miguel Ángel Mancera estará durmiendo en sus laureles como ya es costumbre. Quizá le venga bien al jefe de gobierno capitalino, pasar las navidades en Nueva York, con eso que se le dan muy bien los viajes… ¿por qué no? La normalidad en la vida de los capitalinos no es su prioridad, ha dado muchas muestras de ello.

Un dedo; sí, un gran dedo por parte de todos los actores políticos de México, será el regalo que nos llevaremos los mexicanos en las fechas por venir.

email: jorgediaz@live.co.uk
Twitter: @adejorge