Chucho Ortega en columnainformativa :columna

El Pacto no cancela, no podría eliminar la necesaria e indispensable confrontación de tesis.

Congreso Nacional del PRD y el Pacto por México

Durante los pasados 21, 22, 23 y 24 de noviembre se llevó acabo el XIV Congreso Nacional del PRD, en el cual se tomaron definiciones estratégicas de gran importancia. En un ambiente de total libertad para expresarse, los más de mil delegados y delegadas votaron por más de dos terceras partes, por una línea política que fortalece la participación del PRD en el Pacto por México.

Partiendo de que vivimos, desde hace tiempo, una crisis estructural del Estado mexicano, desde la cual están siendo sustituidas sus facultades constitucionales por poderes fácticos, metaestatales, como lo son los monopolios, los “señores feudales” (gobernadores de una buena parte de las entidades federativas), la delincuencia organizada, grupos políticos y sindicales corporativos. El PRD se define como una fuerza política que, ejerciendo su derecho a la denuncia,  presenta alternativas de solución a los grandes problemas del país; una oposición que confronta sus ideas, su propuesta, su programa ante sus contrincantes políticos, y todo ello con el propósito superior de serle útil a la gente para alcanzar igualdad, bienestar y una vida digna para todas y todos los mexicanos.

En su Congreso Nacional, el PRD ratificó que el Pacto por México debe servir para que las propuestas de la izquierda progresista, aun no teniendo mayoría en el Congreso de la Unión, se discutan y conviertan en políticas públicas que contribuyan a la transformación del país. De eso se trata nuestra participación en el Pacto por México, de que nuestras propuestas contribuyan al bienestar de la gente y al desarrollo de la nación.

El Pacto —por ser un acuerdo entre varios y diferentes— es alternativa frente a la pretensión de retornar al presidencialismo autoritario y es también vía para que el PRD se fortalezca como opción de gobierno.

Lo aprobado en nuestro Congreso Nacional reconoce que con el Pacto por México no existe, desde luego, la pretensión de borrar o ignorar, ni las diferencias ideológicas ni la competencia política. El Pacto por México no cancela, no podría eliminar la necesaria e indispensable confrontación de tesis y programas entre los diferentes partidos. Lo que sí hace es recuperar en parte importante, lo principal de nuestra razón de existencia, esto es: hacer realidad nuestro programa y que éste tenga como principal propósito una sociedad de derechos, libertades y bienestar general.

Así, el PRD considera al Pacto por México como un mecanismo de diálogo y negociación, que como tal debe ser evaluado permanentemente para definir si se avanza en la materialización de nuestro Programa General y de nuestras propuestas específicas.

Considerando todo lo anterior, el Congreso Nacional reafirmó nuestra voluntad para continuar impulsando nuestras propuestas en el marco del Pacto por México, pero en caso de que este mecanismo de diálogo y negociación sea utilizado a favor de cualquier interés particular, individual, partidario, de grupo, gremial y éste se sobreponga al interés superior del país, entonces el PRD se retirará del Pacto por México.

Con estas claras definiciones que tomó el PRD durante su Congreso Nacional, el partido se fortalece a sí mismo y, por lo tanto, su participación en el Pacto por México.

*Ex presidente del PRD

                Twitter: @jesusortegam